Como padres nos preocupa la salud de nuestros hijos y un aspecto muy importante y que a veces no se le presta tanta atención es a la salud bucodental. Tener unos buenos hábitos desde pequeñitos garantizarán unos dientes fuertes y sanos, menos problemas y menos visitas al dentista.

Lo más importante es elegir un buen cepillo de dientes que se ajuste a las necesidades de nuestros hijos y a las nuestras, porque no olvidemos que lo que nos ven a nosotros hacer lo interiorizan mejor ellos, así que prestar atención a este punto es muy importante. Una buena elección para toda la familia es el cepillo de dientes eléctrico (los niños pequeños a partir de que adquieran destrezas básicas de cepillado para hacerlo con seguridad) que asegura una limpieza más profunda y a los niños en general les hace mucha gracia usarlos. Además hay algún modelo que tiene los cabezales intercambiables para que con un mismo cuerpo lo puedan usar cambiando el cabezal adulto y niño.

Un cepillo de este tipo que está muy bien es este: Cepillo con cabezales para adulto y niño

Bien, vamos a ver ahora como podemos mejorar su salud bucodental (y la nuestra, que estos consejos son válidos para todos)

1.- Cepillarse los dientes después de cada comida.

Sobre todo es importantísimo el cepillado de la  noche que es cuando más riesgo de que las bacterias acampen a sus anchas al poner en stand by el mecanismo más importante para su defensa que es la saliva.

2.- Revisión dental una vez al año.

Un buen control dental nos puede ahorrar muchos problemas futuros, además en el dentista les pueden ayudar a corregir errores en el cepillado, explicarles más a fondo como es y cómo funciona la boca, además de perderle el miedo al dentista al ver que las revisiones son agradables.

3.- Alimentación sana.

Esto es importante para TODO. Pero para los dientes reducir el consumo de azúcar (tanto en alimentos como en bebidas azucaradas) es esencial para evitar las caries.

4.- Rutina dental desde pequeñitos.

Cuanto antes aprendan como deben cepillarse los dientes, aprendan lo importante que es una boca limpia y sana, mejor. Si conseguimos una rutina bien establecida cuando son pequeños, nos estaremos asegurando que a medida que crezcan sigan cuidando su higiene y salud dental. Cuando son pequeños utilizar cepillos que les llamen la atención, hacer de ese momento un juego, utilizar canciones, etc. nos ayudará a motivarles y que esten deseando lavarse los dientes.

5.- Buena técnica.

Saber como deben lavárselos, empezar por el mismo lado, no dejarse ninguna parte de la boca, la dirección, presión, etc. del cepillado es algo que lleva su tiempo y su práctica y que cuanto mejor informados estemos y les enseñemos, mejor será su rutina. Además es importante contar con un temporizador externo si el cepillo es manual y si es eléctrico uno que nos avise cada x segundos, por ejemplo para llevar cuenta del tiempo.

6.- Pasta dental adecuada.

Cuando son pequeños es importante que sea adecuada para su edad, por la cantidad de flúor recomendada para cada tramo de edad. Y siempre poca cantidad y controlando en la medida de lo posible que no la traguen.

7.- Dar ejemplo.

No debemos dar por hecho que nuestros hijos saben que nos cepillamos los dientes, es bueno que nos vean, que vean que es agradable hacerlo y la sensación de boca limpia. También es importante nuestra actitud ante el dentista y hacerles participes de nuestras revisiones (ojo, nosotros también tenemos que revisarnos aunque no nos duela nada… precisamente para eso) para que integren de manera natural la importancia de una correcta higiene dental. En este post de hace un tiempo comparto 10 ideas para motivar a nuestros hijos que pueden ser muy útiles tanto para este tema como para nuestro día a día.

 

 

Cepillos manuales vs. cepillos eléctricos

Cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes. Para personas con poca movilidad los cepillos eléctricos son ideales para asegurarse una correcta higiene. Para los niños pequeños, a partir de los 3 años y después de saber utilizar un cepillo manual, puede ser una buena idea ya que además de que les hace más gracia por lo que estarán más motivados, al tener una motricidad más reducida les puede ayudar a una limpieza más profunda. (siempre con cabezal especial para ellos y un cepillo que tenga control de presión, etc.)

Para mi, son más completos los cepillos eléctricos. Tienen una mayor eficacia en el cepillado al disponer de distintas velocidades, cabezales que permiten llegar a zonas más difíciles, una limpieza más profunda con menor esfuerzo y tiempo… cada persona y cada familia tiene sus gustos y sus preferencias pero lo importante es sin duda unos buenos hábitos desde el principio.

¿Eres más de cepillo manual o eléctrico?

 

little nana

*Post patrocinado