Nuestra primera parada en el Algarve fue Sagres. El aparcamiento que hay en la fortaleza permite la pernocta y está muy bien situado para visitar Sagres, las playas y por supuesto la fortaleza.

En Sagres cenamos en la Pizzaria Columbus tanto la comida como la atención perfecta. Cómo llegamos a última hora de la tarde dimos una vuelta por Sagres y visitamos la Playa del Tonel. Una playa rodeada de acantilados e ideal para surfistas.

Al día siguiente nos fuimos a visitar la Fortaleza. Merece la pena ir temprano para evitar la cola que se forma. La entrada fue muy barata, 3€. Hay zonas en las que hay que tener especial cuidado con los niños pero en general es bastante segura.

Las vistas son realmente espectaculares. Podemos visitar la iglesia, el faro, recorrer todo el perímetro (unos 2km aprox.), ver los cañones, etc. Nos gustó mucho.

Después de visitarla nos fuimos al Cabo de San Vicente. Ya expliqué en este post donde es mejor dejar la autocaravana. Hay mucha gente pero la visita en general fue agradable, supongo que a última hora de la tarde no lo será tanto porque son muy famosas sus puestas de sol y la gente desde varias horas antes guarda sitio para verlas. A nosotros nos coincidió nublado por lo que no nos quedamos (además, lo siento por los portugueses pero las mejores puestas de sol las veo desde mi ventana con la Ría de Vigo y Cíes al fondo 😉 jajaja).

A lo que ibamos… el Cabo es espectacular, había oído de la luz que hay en el Algarve y es cierto. La luz que hay en el Faro de San Vicente es realmente preciosa. Los acantilados, el color del agua… Una de las cosas que más nos ha gustado de este road trip son los paisajes tan salvajes que hemos podido descubrir.

En la entrada del Faro hay puestos con artesanía portuguesa y dentro podemos tomarnos un helado o algo de beber.

Desde allí nos fuimos hasta Lagos. Es una ciudad para mi gusto muy turística, no tiene el encanto de otros sitios en los que estuvimos más tranquilos pero merece la pena visitarla. El atractivo principal son los cruceros que puedes contratar en el puerto para visitar la línea costera de La Ponte da Piedade.

Aparcamos cerca del puerto (ojo porque las autocaravanas no pueden estar allí a partir de las 20 horas) y nos fuimos a hacer el crucero. Contratamos en una de las empresas que ofertan la travesía, Bom Día Actividades Tuvimos que esperar unos 10′ y nos fuimos los 5 en una lancha motora con un guía. La experiencia fue excelente. El guía nos explicaba cada sitio, los nombres que les dan a las diferentes formas rocosas, nos llevó por dentro de cuevas… incluso dejó a los niños manejar la lancha mar adentro y nos dio un poco de caña haciendo saltar la embarcación (a-lu-ci-nan-te). En mi instagram en los stories destacados de ocio podéis ver unos cuantos videos. 

Nos costó 65€ los cinco. Lo recomiendo al 100%, a los niños les encantó, es la forma de ver playas, cuevas y rocas a las que no se puede acceder más que por mar. Si tienes niños más mayores puedes también hacer ruta en kayak o practicar paddle surf. La aguas son cristalinas y de color turquesa, la verdad es que fue una de las actividades que más disfrutamos todos.

Después del crucero nos quedaba tiempo y fuimos hasta el centro histórico y dimos una vuelta por el paseo que hay al otro lado del puerto. 

Después de tantos días de movernos y turistear nos apetecía unos días de relax así que nos fuimos a La Albufeira. Allí estuvimos 5 días, en el Algarve Motorhome Park Falésia . Todos los servicios, WIFI, la playa a menos de 5′, servicio de duchas (0,50 cts), lavandería y supermercados cerca. Recomendable totalmente.

La Praia da Falesia es preciosa, aguas claras y acantilados de tierra rojiza. Tiene una extensión de 3 km y acceso por escaleras de madera. Aunque dicen que el agua está muy fría, no se si porque estamos acostumbrados a las playas de Galicia, pero para mi está muchísimo más fría el agua en Cangas (Pontevedra)

Uno de los días visitamos Tavira, está a una hora de camino y hay varias actividades interesantes para hacer con los niños. Por ejemplo visitar la Cámara Oscura. En un antiguo depósito de aguas y con un sistema de lentes podemos ver en una superficie blanca toda la ciudad en tiempo real. Nos costó 10,50€ los 5. La visita dura unos 15′.

Comimos en el Restaurante Filomena muy bien, raciones grandes, atención agradable y además disfrutamos de buena música de un grupo callejero que tocaba al lado.

Después de comer dimos una vuelta por el río que cruza Tavira y nos encontramos con que toda la orilla estaba llena de cangrejos, nos quedamos un buen rato disfrutando del espectáculo, a los niños les encantó.

Visitamos el Castillo de Tavira, con una vistas muy bonitas de los tejados y un jardín precioso. 

Al terminar de recorrer la ciudad nos fuimos a la Praia do Barril. Aparcamos en un parking al aire libre (este era de pago) que hay situado cerca del puente que cruza a la Isla de Tavira. Para llegar a Praia do Barril puedes hacerlo andando o en un trenecito. Nos costó 9€ ida y vuelta (fueron 5′ de trayecto más o menos). Con niños este tipo de actividades les encanta y las disfrutan muchísimo. 

A Praia do Barril es considerada una de las mejores del Algarve Oriental. Las casitas de pescadores se han reconvertido en restaurantes, tiendas y cafés. Allí se encuentra el cementerio de anclas. Es un monumento conmemorativo a los pescadores de atún. Podemos ver un montón de anclas encalladas en la arena, los niños alucinan con el tamaño que tienen. 

El sur ya toca a su fin. El próximo destino es el Dinoparque de Lourinha.

Puedes ver más fotos y vídeos del viaje en mi cuenta de Instagram.

 

Puedes ver toda nuestra ruta en estos post:

Portugal con niños en autocaravana

Portugal en autocaravana: Évora y Monsaraz

Portugal en autocaravana: El Alentejo Litoral

Portugal con niños, Dinoparque de Lourinha

little nana