Después de visitar Évora nos dirigimos a Carrasqueira, a visitar el Puerto Palafítico. Es un pueblo pequeño de pescadores que esconde un lugar que no te puedes perder si estás por la zona de la Península de Troia.

Está situado entre Alcácer do Sal y Comporta. Un lugar tranquilo que si te coincide con marea baja vas a disfrutar mucho más. A nosotros no nos coincidió, así que recorrimos una parte sola. Es un puerto construido por los pescadores con tablones y estacas con el sistema palafito. Es un lugar muy relajante con el sonido del mar pero es aconsejable llevar a los niños bien agarrados.

Cuando estuvimos soplaba bastante el viento y la marea estaba alta así que me quedé con las ganas de ir hasta el final porque mucha seguridad, seamos sinceros, no da. Aún así es uno de los lugares que más me ha gustado de nuestras vacaciones por Portugal. En mi instagram en los stories destacados (#viajeslnl – Ocio) puedes ver un video del puerto.

Cuando bajábamos hacia el algarve pasamos por delante de Alcácer do Sal pero no paramos. Quedamos con las ganas porque nos pareció un sitio muy bonito.

Bueno… soy sincera, está bien, pero tampoco es un sitio que incluiría en otra ruta por Portugal. Si de pasada pero poco más.

Dormimos en el Intermarché, desde allí hasta el río no hay mucho andando. Esa zona es chula para dar un paseo y recorrer alguna de las calles (la zona de la iglesia) que son muy bonitas.

Seguimos bajando por el alentejo y la siguiente parada en nuestra ruta es Sines. Estuvimos unas horas para conocer la Fortaleza, la Playa de Vasco de Gama y dar una vuelta por el pueblo. 

Podemos aprovechar la visita a la fortaleza que a los niños les encanta, sobre todo la zona de cañones para explicarles un poco quien fue Vasco da Gama, la mejor forma de aprender un poco de historia es poder “tocarla”.

La playa que nos encantó del Alentejo fue la de Odeceixe. Es un sitio fantástico para ir con la autocaravana porque el aparcamiento de la playa, aunque no tenía servicios de vaciado y llenado era amplio, llano y bastante resguardado del viento.

La playa está a escasos 5′ andando y aunque la bajada y subida es bastante pronunciada al ser una zona de acantilados y muy virgen nos gustó mucho para ir con los niños. Tenía chiriguitos en la playa y a medio camino. Se pueden contratar actividades acuáticas (es una zona de surf).

Aunque el oleaje es fuerte hay socorristas muy pendientes en todo momento. La playa se encuentra entre acantilados y se forma como un rio por el interior de la playa que la separa en dos. (La playa es una lengua de arena que se adentra en el océano). Al otro lado está la zona de autocaravanas propiamente dicha aunque nosotros nos quedamos en la “otra orilla”. Ese río que se forma como no cubre está muy bien para que los niños se bañen.

Me gustó tanto la zona del alentejo que si fuera ahora me hubiera quedado más días y hubiese visitado más sitios. Quedan pendientes para otro viaje y así ya hay excusa para volver (aunque para viajar pocas excusas hacen falta no? 😉).

Puedes ver toda nuestra ruta en estos post:

Portugal con niños en autocaravana

Portugal en autocaravana: Évora y Monsaraz

Portugal en autocaravana: El Algarve

Portugal con niños, Dinoparque de Lourinha.

 

little nana