Hoy te traigo una NO recomendación para comer. Y no porque el sitio no sea bonito, la comida rica y el trato correcto. 

No. Es una NO recomendación porque La Pepita Burguer NO es un sitio familyfriendly. 

Si me lees y no tienes hijos, entonces sin problema. Vete a cenar o comer allí, pero si tienes hijos pequeños, entonces búscate otro sitio.
 
Fui 2 veces. La primera en Vigo y la segunda esta semana santa en Ourense. Así que las “deficiencias” que me encontré asumo que no son de un local (empleados, encargado) propiamente, si no de la cadena al coincidir en dos de dos localidades diferentes.
 
La primera vez que fui hace ya unos cuantos meses al local que tienen en Vigo, nos tocó sentarnos en una mesa justo en la entrada. Bueno, aquí no hay mucho que hacer porque te sientan según tengan las mesas libres y suele tener mucha gente esperando para cenar.
 
El primer problema es que permiten que la gente espere (supongo que lo siguen haciendo) en el local hasta que no caben más y acaban en la puerta en la calle. Pero claro, con 3 niños de edades (en aquel momento) 8, 5 y 18 meses, sentirte empujada y con poco espacio por la gente que espera, no es agradable y tensa bastante a los niños.
No nos ofrecieron trona y al no ver ninguna por el local asumimos que no había, así que la pequeña cenó en la silla de paseo encajonada entre nuestra mesa y la de al lado. Piensa que en la silla de paseo está más baja y no llega a la mesa y además recordemos que estábamos rodeados de personas que querían cenar.
 
Nuestra sorpresa fue, al finalizar la cena e ir al baño antes de irnos, que es allí, en el baño, donde guardan las tronas.😳
 
A ver, por partes…
 
☝Primero, si ves que viene una familia con un niño en silla debería ser política de la empresa ofrecer trona, sobre todo cuando ves que NO llega a la mesa.
 
☝Segundo: ¿en el baño? Si tienes un local pequeño y no te cabe la trona en otro sitio pues no la tengas, de todas formas tampoco la ofreces, pero en el baño NO. ¿Comerías en una mesa y silla que guardan en el baño? ¿porque asumimos que los niños si pueden?
 
La espera por la comida suele ser larga, esto no es un punto en contra. Si quieres rapidez vete a  un fastfood pero la comida será peor. El problema surge cuando (recordemos que estamos en la entrada, apretados por gente que tiene hambre e impaciencia por sentarse a cenar) primero sirven la comida de los niños y tardan tanto en servir la de los adultos que los niños ya han terminado, con lo cual los padres tenemos que directamente engullir la comida ya que los niños llevan un montón de rato apretados.
 
En La Pepita de Ourense nos pasó exactamente igual.
 
Llegamos y no había gente esperando y si había mesas libres. Nos sentaron en una zona “apretada” con mesas pegadas y localizamos una trona por la sala que tuvimos que encajonar entre nuestra mesa y la de los de al lado. Esta vez coincidió que la trona estaba visible, por que la otra trona estaba guardada. Si, lo has acertado. EN EL BAÑO .
 
Como la otra vez trajeron primero la comida de los niños y mucho más tarde la nuestra. Y el local no estaba lleno, ni había gente esperando.
 
Para mi sorpresa, vi que al fondo del local había unas mesas con sofás (la típica mesa como las del macdonalds) donde no sólo cabíamos los 5 perfectamente y sin estar pegados a otra gente (gente por cierto sin niños, que cuando llegamos nos miraron en plan… ¡ostia! se nos sientan al lado….).
Es más los propios sofás/bancos sirven de separación entre mesas y son altos, así que tampoco se puedes ver a quien tienes detrás. Comes más relajado, sin pensar en si los niños se pegan mucho a quien está al lado y puedan molestar. Repito: no había gente esperando y la mesa estaba libre, y aunque ya no era hora de que viniera mucha más gente porque fuimos tarde, una familia de 5 creo que es un buen numero para sentarla en esa mesa y no en una de 4 con la niña en la trona en un lado (he de decir que tampoco ofrecieron trona, pusieron una silla en la cabecera y nosotros tuvimos que pedirla.)
 

¿Casualidad? no creo. Sinceramente es un local de comidas que tiene mucha fama y clientes. Por lo que ser familyfriendly no debe entrar en su plan de negocio. Supongo que les llegará con los clientes sin hijos.

 
Pero claro, es que los niños también tienen derecho a comer en sitios ricos y los padres también tenemos derecho a ir con nuestros hijos a comer a sitios normales. No hace falta poner zonas de juego, ni dar pinturas y dibujos para entretener a los niños, los niños pueden y deben comer con sus padres en sitios “normales” y si acaso ya nos encargaremos los padres de tenerles algún entretenimiento aunque se agradecen los locales donde hacen que la experiencia de los clientes más pequeños es buena.
 
Pero por desgracia en La Pepita, facilitar esta experiencia, no entra dentro de sus prioridades.
 
Aún así, el trato de las camareras fue agradable y correcto. La limpieza ok y la comida muy rica aunque sinceramente esta muy sobrevalorada. Muy rica y comida de verdad, no como en los fastfood, pero no tanto como para que compense la espera ni la experiencia en familia.
 
Así que No, no vamos a repetir y seguiremos buscando locales bonitos, con comida de verdad y donde los niños sean bien recibidos no sólo teniendo tronas en el baño y un menú infantil sencillo.